.imaginario y realidad

“... la configuración del sentido común es inherente a la construcción social de la representación que llamamos ‘lo real’, ya que en ese proceso se constituyen también una visión del mundo y una lectura de lo que se considera como ‘lo correcto y lo verdadero, en un determinado punto del tiempo histórico’. Lo cual compromete no sólo una ‘descripción’ del mundo en tanto ‘lo real’, sino una ‘valoración’ axiológica de ese mundo y los sujetos que lo habitan...”. (H.D.Aguilar)

jueves, 5 de enero de 2017

Nueva izquierda para los EEUU?

El Nueva York que vio nacer a Trump, y que votó abrumadoramente en su contra, era en las semanas posteriores a su elección un hervidero de actos de resistencia de toda índole contra el presidente electo. Sus organizadores, veteranos de la lucha social, se veían desbordados por la afluencia de gente, y por su perfil variopinto, a menudo poco familiar con la política más allá del duopolio demócrata-republicano.
Precisamente de eso trataba la charla del joven historiador Seth Ackerman: de impulsar la creación de un partido a la izquierda de los demócratas, con aspiraciones reales de poder y vocación de disputárselo a las formaciones tradicionales. 


POLÍTICA> ESTADOS UNIDOS
ESTADOS UNIDOS

Ensayo para una nueva izquierda

La revista socialista 'Jacobin' propone crear una formación alternativa a los demócratas, que recoja lo sembrado por Bernie Sanders en las primarias
ÁLVARO GUZMÁN BASTIDA
Manifestación de protesta contra Trump en Nueva York el pasado 12 de noviembre.
Manifestación de protesta contra Trump en Nueva York el pasado 12 de noviembre.
MATHIASWASIK
NUEVA YORK | 4 DE ENERO DE 2017

La velada arrancó con una confesión: tanto los organizadores como el conferenciante llevaban meses planeándola desde la presuposición de que Hillary Clinton sería presidenta. Craso error. Y, sin embargo, flotaba en el ambiente la sensación de que la gran mayoría de los cientos de asistentes a la presentación del vigésimo tercer número de la revista Jacobin, a finales de noviembre, estaban allí precisamente por el fracaso de la hipótesis del triunfo de Clinton. La sala, cedida por May DaySpace, un centro social y cultural de Brooklyn inspirado entre otros en el madrileño Patio Maravillas, estaba a rebosar.
El éxito de la convocatoria no fue un fenómeno aislado. (La noche anterior, la cola para entrar en un gélido loft del Lower East Side de Manhattan era tal que pareciera que los congregados fuesen a asistir a un concierto de los Rolling en lugar de a un debate entre el filósofo marxista francés Alain Badiou y el ensayista británico Nick Srnicek). La ciudad estaba ansiosa de respuestas, y miraba a la izquierda para encontrarlas. Actos como el de Badiou o el lanzamiento del número de Jacobin proliferaban tras la inesperada victoria de Trump, con cariz de ejercicios de contrición colectiva. Se sucedían las marchas de protesta. En el sur de Manhattan, se desempolvaban los espacios de reunión clandestinos en los que un lustro antes se había gestado Occupy Wall Street, dedicado ahora a planificar la estrategia de las movilizaciones sociales venideras. El Nueva York que vio nacer a Trump, y que votó abrumadoramente en su contra, era en las semanas posteriores a su elección un hervidero de actos de resistencia de toda índole contra el presidente electo. Sus organizadores, veteranos de la lucha social, se veían desbordados por la afluencia de gente, y por su perfil variopinto, a menudo poco familiar con la política más allá del duopolio demócrata-republicano.
Precisamente de eso trataba la charla del joven historiador Seth Ackerman: de impulsar la creación de un partido a la izquierda de los demócratas, con aspiraciones reales de poder y vocación de disputárselo a las formaciones tradicionales. Ackerman, autor de Proyecto para un Nuevo Partido, el texto estrella del nuevo número de la revista, expuso su tesis a un público aún noqueado por la victoria de Trump.
 

A rebufo de Sanders 
Es difícil imaginar semejante rearme sin tener en cuenta el insospechado éxito de la campaña de Bernie Sanders en las primarias demócratas. La derrota de Sanders, a quien las élites demócratas cerraron el camino, dejó a buena parte de la izquierda estadounidense sumida en una crisis existencial: "Creímos que Clinton ganaría, que volveríamos a la política de siempre", señaló Ackerman. "Una vez más, nos preguntábamos, ¿qué hacer?'". De ese sentir surgió el ensayo de Ackerman que vertebra el número de Jacobin, centrado en la posibilidad de crear un nuevo partido de izquierda. Pero la victoria de Trump había supuesto un enorme traspié. "Es un gran paso atrás", apuntó Ackerman, "no sólo porque vamos a enfrentarnos a un clima político y unas medidas mucho más decididamente reaccionarias, sino también por el efecto que esto va a tener necesariamente en la izquierda, que pasa a la defensiva".
SEGÚN THEODORE J. LOWI, EL SISTEMA BIPARTIDISTA LLEVA EN MUERTE CEREBRAL LARGO TIEMPO Y SE LE MANTIENE VIVO DE MANERA ARTIFICIAL, MEDIANTE LAS LEYES ELECTORALES ESTATALES Y SUBSIDIOS
Así, forzado por el sombrío presente, planteaba el joven historiador una de las cuestiones clave de su proyecto de futuro. Se trata, en realidad, de una cuestión perenne y que no conoce fronteras: ¿Debe la izquierda presentar candidatos propios a las elecciones, a riesgo de dividir el voto progresista y entregar el poder a la derecha, alienando por el camino a su propia base? ¿O es preferible que no lo haga, y opte por apoyar a los candidatos más progresistas de los partidos establecidos? Su respuesta, algo obtusa en apariencia, tiene bastante de hábil: consiste en cambiar de pregunta. O al menos rebajarla de rango. "Es un dilema irresoluble", apuntó, una suerte de "trampa", que se reproduce cada cuatro años, utilizando los límites del sistema bipartidista para acorralar a quienes tratan de superarlo, acusados a menudo de spoilers o aguafiestas.
A un lado de la balanza delineada por Ackerman quedan, pues, los partidos pequeños, como el Verde, que no tienen especial vocación de dejar de serlo y prefieren mantenerse en el papel testimonial de presentarse para denunciar injusticias; y, por otro, partidos con estructura y programa definidos, pero que no plantean oposición a los demócratas en las elecciones por miedo a entregarle el poder a los republicanos, como el U.S. Labor Party, fundado en los setenta, o el más reciente Working Families Party. Ambos extremos –-la vía electoral nacional sin mayor estructura de partido y el partido que no aspira al poder— son, para Ackerman, insuficientes.
Lo fundamental para el ensayista de Jacobin es formar un partido propio, con un programa y estructura definidos y clara vocación de poder. Solo después tocará decidir, en función de la correlación de fuerzas y las barreras legales o económicas en cada caso, si se presentan o no candidatos del partido a las elecciones, y si estos se postulan como independientes o como miembros del partido. "Eso han sido los partidos desde los orígenes de la política de masas", señaló Ackerman. "Asociaciones con un propósito, al margen de formalismos. Su institucionalización es muy reciente". 
'El partido que queremos' 
Desde que vio la luz hace un lustro como un proyecto de jóvenes socialistas desencantados con el sistema y en busca de un altavoz para sus ideas, Jacobin ha ido ganando terreno como referencia en el debate y la proposición de políticas de izquierda en EE.UU. Hoy la revista cuenta con casi 350.000 seguidores en redes sociales, 25.000 suscriptores en papel y cientos de grupos de lectura repartidos por toda la geografía de EE.UU. Su editor, el veinteañero Bhaskar Sunkara, ha sido objeto de un perfil en el New York Times y ha pronunciado conferencias en las universidades más prestigiosas del país. Y, sin embargo, Sunkara recibió la puesta en circulación del vigésimo tercer número, El partido que necesitamos, con nervios de principiante: "Es lo más importante que hemos hecho hasta ahora", murmuraba mientras servía cervezas junto a otros pesos pesados de la revista –conviene cuidar las formas—en el extremo opuesto al atril de la alargada sala en la que Ackerman presentaba su trabajo.
El número cuenta con estilizados gráficos, radiantes ilustraciones y lustrosos desplegables. Lo abre, a todo color, una cita de filósofo checo Karl Kautsky, quien en 1902 auguraba un futuro triste a la América del desarrollo capitalista si el país no terminaba de engendrar asimismo un movimiento socialista.
LA REVISTA CUENTA CON CASI 350.000 SEGUIDORES EN REDES SOCIALES, 25.000 SUSCRIPTORES EN PAPEL Y CIENTOS DE GRUPOS DE LECTURA REPARTIDOS POR TODO EE.UU.
El número se divide en tres bloques principales: El partido que perdimos, que detalla la historia de la izquierda en América, incluidas sus facciones socialista, trotskista y comunista, desde la fundación del Workingmen's Party, en 1876, hasta el presente, con especial hincapié en el ascenso y declive del Partido Socialista de América. El segundo bloque, El partido que queremos, lo abre el ensayo de Ackerman, y lo culmina una réplica que le reprocha no hacer suficiente hincapié en las dificultades para el afianzamiento de un partido como el que propone dada la debilidad histórica de la izquierda en EE.UU. Por último, El partido que necesitamos traza las líneas maestras de un hipotético programa, basado en propuestas sobre vivienda, empleo, educación, finanzas, medioambiente y sanidad, a cada una de las cuales se dedica un amplio artículo. El broche lo pone, al más puro estilo Jacobin, la contraportada, copadapor una cita del histórico líder del Partido Socialista de América, y cinco veces candidato presidencial en el siglo XIX, Eugene V. Debs: "Votar por el socialismo no es socialismo, igual que un menú no es una comida". 
Barreras de entrada 
Ackerman centró gran parte de su charla, como hace con su artículo, en las dificultades técnicas para la constitución de un partido que compita en igualdad de condiciones con los dos grandes. El sistema legal que gobierna los partidos en EE.UU., resaltó, se desarrolló entre 1890 y 1920, precisamente para cerrar el paso a los partidos socialistas y comunistas que emergían por todo el país, en paralelo a sus homólogos europeos. Estado a estado se apretaron los plazos y aumentaron los requisitos para la inscripción de nuevos partidos en elecciones de toda índole, al tiempo que se institucionalizaban los partidos Demócrata y Republicano, que dejaban de ser entidades de participación voluntaria regidas por el derecho a la libre asociación para convertirse, de facto, en extensiones del Estado. "Los EE.UU. son la única democracia en la que dos partidos políticos forman parte del Estado: demócratas y republicanos figuran en el código electoral", señaló Ackerman, que apostilló que los procedimientos administrativos que gobiernan los partidos son determinados por los parlamentos estatales, a su vez formados casi exclusivamente por diputados demócratas o republicanos.
Para ilustrar tal represión de la disidencia, Ackerman cita al prestigioso politólogo Theodore J. Lowi, que ha escrito que "uno de los secretos mejor guardados de la política estadounidense es que el sistema bipartidista lleva en muerte cerebral largo tiempo y se le mantiene vivo de manera artificial, mediante las leyes electorales estatales, que protegen a los partidos establecidos de sus rivales, y a través de subsidios y la 'reforma' del sistema de financiación de partidos. El sistema bipartidista se desmoronaría al instante si se le desenchufasen los tubos y se desconectase su respiración asistida". 
Guerra de guerrillas electoral 
Dado el difícil panorama, Ackerman plantea que la izquierda estadounidense cambie de espejo en el que mirarse. Así, propone trascender el modelo del Partido Laborista británico, que desplazó a los liberales a partir de su fundación en 1900 o el Nuevo Partido Demócrata canadiense en los sesenta. "Nuestra situación se parece más a la que enfrenta la oposición en regímenes autoritarios blandos, como Rusia o Singapur", señaló. "En lugar de otro ataque frontal suicida, deberemos preparar pues el equivalente electoral a una insurgencia de guerrillas". 
En suma, Ackerman propone dar un paso atrás para no caer en la trampa de la disyuntiva entre presentarse a las elecciones presidenciales como tercer partido u operar dentro de la estructura del Partido Demócrata. "Esa eterna cuestión se basa en una premisa falsa", indicó: "La ilusión de que tener el nombre de tu partido en la papeleta es la esencia de un partido político. Y no lo es, en absoluto. Este partido debe ser democrático y controlado por sus afiliados. Debe ser independiente –determinar su propio programa--. Debe ser capaz de competir en elecciones realmente, luchar por el poder. Y sus candidatos deben ser miembros del partido, responder al resto de afiliados y comprometerse a respetar el programa.
ACKERMAN PROPONE NO CAER EN LA DISYUNTIVA ENTRE PRESENTARSE A LAS ELECCIONES COMO TERCER PARTIDO U OPERAR DENTRO DEL PARTIDO DEMÓCRATA
Lo que define a un partido "genuinamente democrático" es, según Ackerman, la conexión profunda entre sus afiliados, el programa que les guía y sus líderes. "Los miembros del partido son su poder soberano, que se aglutina en torno a un interés o principio compartido. Mediante deliberación, los militantes eligen un programa para defender sus intereses. El partido educa al público sobre el programa, que le sirve como guía de actuación. Finalmente, los miembros eligen a un grupo de liderazgo, que incluye candidatos electorales, que responden ante los miembros y deben respetar el programa". Parece muy sencillo, señala Ackerman, pero "lo curioso es que el Partido Demócrata no tiene ninguna de esas características", sino que sus líderes electos o en búsqueda de la elección no responden a nadie más que a sus donantes y, en teoría, al electorado cada cuatro años. El partido, su programa y sus militantes no figuran en la ecuación, por lo que resulta casi imposible conseguir cambios significativos 'desde dentro' de dicho partido. 
Líneas maestras 
Situaba así dos principios fundamentales para el nuevo partido: la primacía de la democracia interna y el carácter secundario de las cuestiones institucionales y de estrategia electoral. Cabe preguntar, entonces, ¿por qué presentarse a las elecciones, si estas no son la prioridad inmediata y suponen enormes sacrificios en tiempo, esfuerzo? La tesis de Ackerman al respecto es bien simple: la mayoría de ciudadanos no siente la necesidad de tomarse en serio a un partido salvo que este se plantee como objetivo la toma del poder. "No importa lo buenas que sean tus ideas, nadie tiene por qué escucharlas si no estás compitiendo por el poder".
Ackerman deja la puerta abierta a que la izquierda se presente –como hizo Sanders— a las primarias de grandes partidos, o bien presente candidatos independientes no adscritos a ningún partido o, llegado el momento y cuando tenga la entidad suficiente, se presente bajo su propia 'marca' para competir con los demócratas. En cualquier caso, el color de la papeleta es secundario.
Sobre la dificultad de financiar las campañas millonarias en EE.UU., Ackerman señala, de nuevo, al 'modelo Sanders', basado en cientos de miles de pequeños donativos, además de a las posibilidades abiertas por la poco conocida sentencia del caso Carey, en 2011, que permitiría a la nueva organización inscribirse bajo un régimen legal favorable, y así aceptar donativos ilimitados y hacer campaña a favor de los candidatos que estime oportuno. 
La clase como eje vertebrador… ¿y punto flaco? 
Además de la democracia interna y el control político de la militancia, el nuevo partido propuesto en las páginas de Jacobin tiene otro rasgo diferenciador: quiere ser, sin tapujos, un partido 'de clase', con una base obrera y sindical. "Hasta ahora, los demócratas y los republicanos toman la clase trabajadora y se la 'reparten'", explicó Ackerman, haciendo referencia a los bloques demográficos –-negros y latinos por un lado, blancos por otro, mujeres por aquí, hombres por allá— que definen el análisis y la práctica política estadounidense desde tiempo inmemorial. ´
"Dicen: 'Tú te quedas con esos, y nosotros con aquellos, y tú movilizas a tu parte de la clase trabajadora con dinero de tus donantes y nosotros de los nuestros'. Es muy ingenioso: como la política ha sido así siempre para la inmensa mayoría de la gente, incluida la clase trabajadora, caiga del lado que caiga, es algo muy seductor, que parece normal. Parece que eso es la política". De nuevo, Ackerman ve abrirse un espacio en la estela de lo logrado por Bernie Sanders, de quien destaca que logró un gran apoyo con un mensaje de antagonismo de clase, dirigiéndose igual a los feligreses de las iglesias negras del Sur que a los granjeros blancos de Iowa. "Necesitamos una alternativa en esa línea, una formación política que pelee por los intereses de la clase trabajadora, más allá del 'lado' de la balanza en el que caigan, como ha hecho Bernie con cierto éxito. Hay que multiplicar ese esfuerzo, proyectarlo más allá de las campañas, de manera continuada y con partido propio: eso puede lograr un gran impacto".
EL NUEVO PARTIDO PROPUESTO EN LAS PÁGINAS DE JACOBIN TIENE OTRO RASGO DIFERENCIADOR: QUIERE SER, SIN TAPUJOS, UN PARTIDO 'DE CLASE', CON UNA BASE OBRERA Y SINDICAL
Como la proclama de los insurrectos de la Junta Tuitiva en la Paz, en 1809, la propuesta de Jacobin es un formidable ejercicio de audacia política en la antesala del Gobierno Trump. Busca seguir la senda abierta por Sanders: "Su campaña ha reavivado la esperanza de que una política electoral seria a la izquierda del Partido Demócrata es posible", señaló. Este momento político nos ofrece la oportunidad de ocupar espacios vacíos, de proponer nuevas estrategias políticas para un partido de izquierdas, independiente, arraigado en la clase trabajadora".
Este último punto, fundamental en el ADN de Jacobin, parece el eslabón más débil de la cadena. No corren buenos tiempos para la identidad política 'de clase', ni resulta fácil imaginar cómo rearticularla en plena era del trabajo precarizado, la robotización y la debilidad secular de los sindicatos. Incluso con estas limitaciones, Ackerman defiende que "en la izquierda, solo los sindicatos tienen el tamaño, las experiencia, los recursos y el contacto con millones de trabajadores que hace falta para organizar un proyecto a escala nacional y de carácter permanente, como el que propongo". 
El cielo como límite 
En el coloquio posterior a la charla, mientras el editor Sunkara seguía ofreciendo a los asistentes vino peleón y cerveza hipster, se sucedieron las preguntas en una línea: ¿por qué poner el énfasis en la clase y no en otro tipo de identidad o afinidad política? En un momento de candidez, quizá desinhibido por la cerveza que no había dejado de beber desde el principio de la charla, Ackerman apuntó una clave: "Mira, la derecha tiene multimillonarios que defienden sus intereses y tienen el poder", dijo en respuesta airada a la enésima pregunta sobre el tema: "Para que el partido de izquierda que propongo logre sus objetivos, sus miembros tienen que estar unidos por algo más que ideales comunes", señaló. "En esta sala, probablemente tenemos más ideas políticas en común que en cualquier grupo en el que estuviéramos antes de venir aquí o al que nos dirijamos después de este acto. Pero por mucho que se compartan ideas, si no se tienen intereses compartidos, cosas que realmente estén en juego, no existe el compromiso necesario. El tipo de discusiones en las que se ve inmersa la izquierda sobre todos los matices de la política, y por las que se ve a organizaciones de izquierda quebrarse o disolverse, todo eso se deja de lado cuando la gente tiene cosas importantes de sus vidas en juego, más allá de sus ideales políticos. Si no tienes eso, si solo tienes un grupo de gente que se reúne por ideas comunes, es una receta para el desastre".
Comedido durante toda su exposición, Ackerman guardó la dinamita para el final: "Pretendemos ser el partido de la clase trabajadora. Y de ahí en adelante, "The sky is the limit (el cielo es el límite)".
Jacobin mueve ficha. Lo hace en el momento decisivo del descalabro demócrata y el amanecer del trumpismo, sin rehuir la etiqueta de izquierdas, ni la vocación de hacer política de clase. ¿Recogerá alguien el guante?
AUTOR
Álvaro Guzmán Bastida
Nacido en Pamplona en plenos Sanfermines, ha vivido en Barcelona, Londres, Misuri, Carolina del Norte, Macondo, Buenos Aires y, ahora, Nueva York. Dicen que estudió dos másteres, de Periodismo y Política, en Columbia, que trabajó en Al Jazeera, y que tiene los pies planos. Escribe sobre política, economía, cultura y movimientos sociales, pero en realidad, solo le importa el resultado de Osasuna el domingo.
@AGUZMANBAS MÁS ARTÍCULOS >
CTXT. Orgullosos de llegar tarde a las últimas noticias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada